LASIK


Introducción

Corresponde a la técnica mundialmente más utilizada para corregir los errores refractivos mediante el uso de un láser EXCIMER. Su uso está indicado en pacientes con un error estable de al menos 1 año de seguimiento, que presenten Miopía menor de 6 dioptrías, Hipermetropía menor de 6 dioptrías y Astigmatismo menor de 6 dioptrías.

Es una cirugía ambulatoria sumamente eficaz que logra cambiar la forma de la córnea, con el uso del láser, de manera efectiva, rápida, segura e indolora, para lograr finalmente que la imagen se enfoque correctamente en un punto sobre la retina corrigiendo así el defecto existente. El 90% de los pacientes que posee defectos refractivos, califica para esta intervención. 

No se requiere de ninguna preparación previa, excepto no usar maquillaje en los ojos el día de la cirugía. Se debe realizar en un pabellón especial, con una temperatura y humedad regulada, donde se encuentra el láser EXCIMER.

Procedimiento

Se utilizan solo gotas anestésicas en los ojos, para prevenir el dolor durante el procedimiento. El paciente se recuesta sobre una camilla, se cubre con un campo estéril el sector alrededor de los ojos y un pequeño aparato sostendrá sus párpados para mantener su ojo abierto durante la cirugía. De esta forma usted no debe preocuparse por parpadear. Durante el procedimiento lo único que verá frente a su ojo, será una luz parpadeante del equipo láser que debe mirar fijamente durante la cirugía. Se marca la córnea, luego un anillo de succión asegura al ojo mientras un delgado fragmento de tejido es creado. Este colgajo es plegado y el tratamiento con láser se realiza en el lecho que queda debajo de este tejido en cosa de segundos. Posteriormente el colgajo es reposicionado alineándolo con las marcas previas realizadas. Finalmente se aplican gotas antibióticas y desinflamatorias.

Riesgos

Es una cirugía de muy bajo riesgo, usualmente después de la cirugía los pacientes consiguen una mejoría espectacular de la visión y por ello un porcentaje muy elevado (sobre el 95%) declaran estar muy satisfechos con los resultados.

Sin embargo, usted debe saber que en ocasiones es posible que se produzca una cicatrización irregular y esto impide una visión perfecta. La mayor parte de las complicaciones importantes se relacionan con el colgajo realizado durante la cirugía, aunque afortunadamente estas son escasas, puede que éste quede libre, incompleto o roto (en estos casos se debe detener la operación, reponer el colgajo y esperar la adecuada cicatrización, luego de 3 meses se re-estudia el caso para ser reintervenido). En el postoperatorio el colgajo puede presentar microestrías, pliegues e impurezas, desplazarse o presentar epitelización debajo del mismo. Además puede aparecer de forma excepcional, infecciones serias o ectasia corneal (deformidad  progresiva de la estructura corneal), esta última puede requerir del uso de anillos corneales y en el peor de los casos un trasplante de córnea.

Previo a la cirugía

Todo paciente debe ser sometido a un examen oftalmológico prolijo, con una exploración completa que incluye una adecuada graduación de su defecto refractivo con y sin ciclopléjico (gotas que eliminan la acción del músculo ciliar, produciendo una dilatación y visión borrosa de cerca por casi 24hr), una topografía corneal (mapa de superficie de la córnea), una paquimetría corneal ultrasónica (medida del grosor corneal) y siempre un examen de la retina completo, para verificar que no existan lesiones previas de riesgo.

Antes de realizar la topografía preoperatoria, el paciente debe haber estado sin lentes de contacto el tiempo suficiente para que la córnea recupere su forma normal. Se aconseja dejar las lentes de contacto una semana antes si son blandas y dos semanas antes si son rígidas o semirígidas gas permeables.

Personas con un grosor corneal bajo o alteraciones de la topografía corneal leves se les aconseja realizar una cirugía con láser Excimer, pero con técnicas llamadas de superficie, estas son el PRK, LASEK o Epilasik, las cuales también logran resultados visuales satisfactorios, muy similares al LASIK. En casos con un grosor corneal insuficiente o con alteraciones de la topografía de alto riesgo para ser operados, no se les aconseja realizar esta intervención; pese a lo anterior, actualmente es posible corregir estos defectos mediante otros procedimientos como el implante de Lentes Intraoculares.